Se necesita apoyo internacional para responder a COVID-19 en países de bajos ingresos