Cuando no existen registros de mujeres y niñas: el efecto dominó