Evidencia para responder a la pandemia de COVID-19 en países de bajos ingresos

10 de junio de 2020

La pandemia de COVID-19 está creando desafíos de desarrollo sin precedentes en países de bajos y medianos ingresos. Los gobiernos, las agencias de ayuda internacional, las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado necesitan evidencia para mitigar los impactos socioeconómicos potencialmente devastadores de la pandemia en las regiones en desarrollo, al tiempo que crean las condiciones para un futuro más resistente.

Una vendedora de frutas en el distrito de Abidjan de Marcory usa una máscara para protegerse a sí misma y a los demás durante la crisis de COVID-19 en Costa de Marfil.g the COVID-19 crisis in Côte d'Ivoire.
Jennifer A. Patterson / ILO

El IDRC ha movilizado una respuesta rápida para apoyar investigaciones sólidas y relevantes para las políticas en tres áreas:

  • políticas monetarias, fiscales y regulatorias para mitigar los impactos económicos relacionados con la pandemia y para reconstruir de mejor manera;
  • medidas en los sectores público y privado para apoyar a los grupos vulnerables, mientras se abordan las disparidades y se promueve la igualdad de género;
  • respuestas responsables a la pandemia que salvaguardan las libertades democráticas, mejoran la seguridad y aprovechan las oportunidades para el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes.

Hasta 25 think tanks, redes y consorcios en países en desarrollo recibirán fondos como parte de esta iniciativa.

Los esfuerzos para hacer frente a la pandemia de COVID-19 en los países en desarrollo deben lidiar con sistemas de salud que no cuentan con fondos suficientes, una cantidad limitada de trabajadores de la salud, la falta de infraestructura que incluye agua limpia y saneamiento, condiciones de vida abarrotadas que prohíben el distanciamiento físico y redes de seguridad social limitadas para apoyar a las personas que han perdido sus fuentes de ingresos.

La respuesta mundial debe garantizar que los países de bajos y medianos ingresos puedan salir de la pandemia sin reforzar o exacerbar las fallas existentes de género, sociales y económicas que ponen en riesgo de manera desproporcionada a las mujeres y niñas y a otras poblaciones vulnerables. La pandemia también representa una oportunidad para construir sociedades más fuertes y resistentes ante el cambio climático y los futuros brotes de enfermedades infecciosas.

Apoyar las capacidades locales para el conocimiento y la innovación es más relevante que nunca para impulsar políticas y acciones nacionales efectivas que se basen en evidencia y datos sólidos.

En los próximos meses, el IDRC publicará detalles de la investigación financiada bajo esta iniciativa.