Resiliencia urbana: ayudando a los habitantes de las ciudades vulnerables a adaptarse al cambio climático

28 de noviembre de 2019
Ciudad urbana
Centro de Apoyo a la Gestión Sustentable del Agua y el Medio Ambiente Agua Sustentable

A medida que las ciudades se expanden, el cambio climático agrava el estrés en las comunidades pobres que ya luchan con un crecimiento no planificado y servicios municipales limitados. Muchas de estas áreas, entre los centros urbanos más densamente poblados del mundo, enfrentan una variedad de riesgos relacionados con el clima, desde inundaciones y sequías hasta contaminación salina (sal) de aguas subterráneas y marejadas ciclónicas.

Para mejorar la adaptación a las variabilidades climáticas globales, un número creciente de ciudades intenta comprender los grados de vulnerabilidad de quienes viven en áreas urbanas y el papel que pueden desempeñar para hacer que su ciudad sea más resiliente.

¿Cómo definimos "resiliencia"? Para el IDRC, significa la capacidad de una ciudad para anticipar, adaptarse y perseverar en el transcurso de diversos choques y tensiones climáticas. Hemos pasado más de una década trabajando con comunidades urbanas para aumentar su capacidad de recuperación a través de soluciones prácticas y relevantes para las políticas. Durante ese tiempo, el IDRC ha apoyado más de 40 proyectos de investigación en 42 países que van desde mejorar el acceso a los servicios básicos, hasta mejores programas de preparación para el riesgo climático.

Estas iniciativas han utilizado una variedad de enfoques, objetivos y marcos conceptuales para desarrollar, estudiar y evaluar soluciones efectivas de adaptación urbana. Desde el principio reconocimos que un clima más cálido amenaza no solo el entorno físico, sino también el desarrollo humano. Las personas que soportan las cargas más pesadas de los impactos relacionados con el clima, incluida la desertificación, la erosión y el aumento del nivel del mar, son a menudo los pobres y marginados.

El trabajo del IDRC en esta área tiene por objetivo lo siguiente:

  • Asegurarnos de que nuestros socios de investigación se enlazan con las mejores redes internacionales sobre resiliencia climática urbana;
  • Asegurar asociaciones para ampliar nuestro trabajo sobre ciudades y cambio climático; y
  • Identifique acciones específicas que las ciudades pueden tomar para reducir los riesgos climáticos y aprovechar las oportunidades.

Estos son algunos ejemplos de nuestros esfuerzos actuales para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático: