Pasar al contenido principal

Pequeño pero poderoso: Defendiendo el pez plateado de Uganda

5 de Abril de 2022

En Uganda, los grupos e individuos de bajos ingresos no pueden permitirse tipos de pescado más grandes y populares, como la perca del Nilo y la tilapia, lo que significa que se pierden una fuente crucial de nutrientes. ¿La solución? Aprovechar una variedad pasada por alto que es pequeña en tamaño pero tiene un gran impacto: el pez plateado o 'Mukene'.

Esta pequeña especie de pez del tamaño de un dedo es una de las tres principales variedades pelágicas que se encuentran en las aguas de Uganda. Sin embargo, en su mayoría ha sido ignorado y solo lo comen las familias pobres o lo utilizan los procesadores de alimentos para animales en la comida para pollos, perros o cerdos.

Durante 20 años, Charles Kyeswa pescó en el lago Victoria en el sitio de descarga de Kiyindi sin apreciar el verdadero valor de este pequeño pez. "Solíamos manejar este pescado como si fuera basura”, dijo. "Simplemente lo vertíamos en el bote y lo pisábamos. En el sitio de descarga, lo tirábamos al suelo para que las mujeres lo compraran y se lo llevaran para secarlo”.

El mal manejo resultaba en que el pescado se mezclaba con arena y excrementos de animales, o que los pájaros lo pisaran o se lo comieran. Además, las instalaciones de almacenamiento insuficientes hacían que la mayoría de los peces plateados se depositaran simplemente en el cemento, en habitaciones sin ventilación una vez que se desembarcaban. Esto provocaba que cambiaran de color, de plateado a marrón o gris, y el mal olor, sabor y aspecto resultante afectaba el precio de mercado y disuadía a muchas personas de comerlo. "No podía imaginar a un Mukene en mi boca”, explicó Enyou Peter, un pescador en el sitio de descarga de Kikondo en el lago Victoria.

Cogiendo la próxima ola

Las deficiencias nutricionales generalizadas prevalecen en las comunidades pobres de Uganda, especialmente entre las mujeres en edad reproductiva y los niños menores de cinco años. Para ayudar a abordar este problema, el IDRC y el Centro Australiano para la Investigación Agrícola Internacional, a través de su programa Cultivate Africa's Future Fund (CultiAF), otorgaron fondos a un consorcio de investigadores para trabajar con actores de la cadena de valor del pescado e implementar el proyecto 'NutriFish'.

La asociación, que comenzó en abril de 2019, involucra al Departamento de Zoología, Entomología y Ciencias Pesqueras de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Makerere en Kampala, el Instituto Nacional de Investigación de Recursos Pesqueros de Uganda, Nutreal Uganda Limited y la Universidad McGill en Canadá. Los investigadores tenían como objetivo encontrar formas de reducir las pérdidas posteriores a la pesca de Mukene, aumentar la calidad, la seguridad y la accesibilidad del producto, y mejorar el valor nutricional del pescado. 

El proyecto analizó varias tecnologías mejoradas de manejo de la pesca y procesamiento. "La primera tecnología que promovimos fueron simples contenedores de plástico para reducir las pérdidas durante la pesca. En lugar de apilar el pescado en montones, cada captura se coloca en un recipiente separado que tiene la capacidad de drenar el agua, lo que reduce el deterioro que se produce si todo el pescado se apila en un recipiente grande”, explicó Jackson Efitre, director de investigación de NutriFish. El proyecto también ha alentado a los pescadores a usar sal para preservar sus capturas y reducir aún más el deterioro. 

Para los procesadores, el proyecto introdujo la tecnología del secador solar tipo carpa para reducir las pérdidas. Esto es particularmente importante durante la temporada de lluvias cuando no hay suficiente luz solar para secar completamente el pescado al aire. El secador solar de carpa es una estructura similar a un invernadero construida con postes de madera y cubierta con polietileno tratado con rayos ultravioleta. "Ayuda a evitar el desperdicio durante la temporada de lluvias y mejora la calidad del pescado porque ya no está expuesto a contaminantes”, reveló Efitre. "Sobre todo, hemos visto aumentar drásticamente el precio del pescado secado al sol; los procesadores ahora ganan el doble por kg en comparación con el pescado secado al sol al abierto”.

NutriFish también ha capacitado a los actores de la cadena de valor como "defensores" del proyecto para crear conciencia sobre la importancia de mejorar la cadena de valor del pescado, incluyendo el secado, la pesca, el manejo y la higiene adecuados. El proyecto comenzó con 68 defensores provenientes de diferentes comunidades pesqueras, 26 de ellos mujeres y jóvenes y, hasta la fecha, estos defensores han capacitado a otros 70 defensores. "El proyecto apoya a ocho estudiantes de posgrado, cuatro de los cuales son estudiantes de maestría y cuatro estudiantes de doctorado. Estos alineado estratégicamente sus áreas de investigación en términos de abordar los objetivos del proyecto [tal como la evaluación de las pérdidas de pescado posteriores a la captura, la evaluación de las poblaciones de peces locales y la medición de la eficacia de los alimentos enriquecidos con pescado y las tecnologías de secado solar]”, agregó Efitre.

Media
"Defensores" de NutriFish, incluyendo mujeres y jóvenes, están creando conciencia sobre la importancia de mejorar la cadena de valor del pescado y el consumo de pescado nutritivo
Pius Sawa
"Defensores" de NutriFish, incluyendo mujeres y jóvenes, están creando conciencia sobre la importancia de mejorar la cadena de valor del pescado y el consumo de pescado nutritivo

Una nueva manera de pensar

Fue como resultado de la capacitación del proyecto que Enyou desarrolló un interés en comer el pez plateado. "Nos dimos cuenta de que nos faltaban muchos nutrientes por no comer Mukene”, dijo. Enyou explicó que él, junto con otros pescadores capacitados, se dieron cuenta de la importancia de mejorar las prácticas de higiene en su barco para garantizar que los peces se mantuvieran limpios. La capacitación ayudó a 127 pescadores a mejorar la calidad y la rentabilidad de sus capturas. Como resultado, se compraron 500 botes que están bien compartamentalizados (a diferencia de los botes tradicionales) para manejar una cantidad específica de pescado para que no se amontone, lo que permite a los pescadores mantener un cierto estándar de calidad. Todos los tripulantes de embarcaciones deben vestir un delantal limpio y botas de goma. 

Busijjo Sophia, una vendedora de pescado que recibió capacitación para convertirse en defensora del proyecto, también se ha beneficiado de NutriFish y ahora es dueña de su propio bote. "Después de la capacitación de NutriFish, formamos una cuenta de ahorro grupal en la que fui votada como tesorero. Pude acceder a un préstamo de 1 millón de chelines ugandeses [alrededor de CAD375] del grupo para comprar mi barco, que ahora emplea a tres hombres y me ha hecho ganar suficiente dinero para pagar el préstamo”. Su ejemplo ha motivado a otras siete mujeres de su grupo a comprar sus propios botes, un proceso que poco a poco está haciendo retroceder las normas y los estereotipos de género. A través de la concientización sobre NutriFish, más hombres están permitiendo que sus esposas participen en el negocio del pescado plateado al darles capital para comprar y vender el pescado en sus aldeas.

Nambawa Daisy, una joven que se capacitó como defensora, dijo que el proyecto ha creado empleo en toda la cadena de valor. "El dueño del bote obtiene dinero del bote y los pescadores obtienen ingresos al traer el pescado. Los hombres jóvenes ganan dinero transportando el pescado al área de secado, a las mujeres se les paga para esparcir el pescado en los estantes de secado y al dueño de la tienda se le paga por almacenar el pescado”.

"El futuro está en estos peces plateados. En toda África, su importancia está surgiendo y más ugandeses están aprendiendo cómo pescarlos, procesarlos, comercializarlos y consumirlos”, concluyó Efitre. "Las existencias de especies de peces grandes están disminuyendo, pero el futuro de los pequeños pelágicos puede asegurarse si pescamos, preservamos y comercializamos de manera sostenible”.

Puntos destacados de la investigación

  • Al aumentar la calidad, la seguridad, la accesibilidad y el valor nutricional de los alimentos, el proyecto NutriFish tiene como objetivo abordar las deficiencias nutricionales generalizadas que prevalecen en las comunidades más pobres de Uganda, especialmente entre las mujeres en edad reproductiva y los niños menores de cinco años.
  • NutriFish ha promovido una variedad de tecnologías innovadoras de manejo posterior a la pesca y procesamiento, para reducir las pérdidas de alimentos, desde simples recipientes de plástico capaces de drenar el exceso de agua, hasta secadores solares tipo carpa para evitar el desperdicio durante la temporada de lluvias y proteger el pescado seco de la exposición a contaminantes.
  • El proyecto también ha capacitado a los actores de la cadena de valor como "defensores" del proyecto para crear conciencia sobre la importancia de mejorar la cadena de valor del pescado, incluyendo el secado, la pesca, el manejo y la higiene adecuados