Pasar al contenido principal

Teresa Comparini siempre defendió apasionadamente la vida sana y la nutrición. En 2010, convirtió su pasión en un negocio al abrir Terrium, una empresa chilena que vende deliciosas golosinas orgánicas y sin azúcar. Esta nutricionista comprometida socialmente no se detuvo allí, sino que convirtió a Terrium en una “empresa B”, también conocida como “B Corp”.

Las empresas B, que cuentan con certificación de B Lab, son empresas con fines de lucro que utilizan los negocios para resolver problemas sociales y ambientales. B Lab cuenta con el apoyo de Sistema B, un organismo sin fines de lucro financiado por el IDRC, que está liderando un nuevo movimiento de empresas B y una comunidad de emprendedores sociales en América Latina.

Terrium no solo genera productos ambientalmente sostenibles, sino que también la empresa se organiza en torno a las necesidades de las mujeres locales y sus familias. Teresa contrató a unas mujeres que viven cerca de la planta de producción para reducir la distancia entre el trabajo y sus hogares, y creó un modelo de empresa que compagina los horarios de trabajo diarios y las vacaciones, con los calendarios escolares.

El proyecto de investigación El trabajo de las mujeres en cifras , financiado por el IDRC, descubrió que la cantidad de tiempo que pasan mujeres y niñas trabajando en el mercado laboral y en el hogar excede, por lo general, al tiempo que destinan los hombres y niños a las mismas actividades. Las mujeres y niñas asumen, además, una gran carga, ya que cuidan a sus abuelos, padres, hijos y nietos. La flexibilidad del modelo de Teresa es importante porque ayuda a reducir la carga del cuidado del hogar, a la vez que brinda a las mujeres oportunidades económicas decentes.

Las empresas sociales, como la de Teresa, están cambiando nuestra manera de entender los negocios y la distribución de beneficios.

Nuestro enfoque constituye una invitación a abrir nuestros mapas mentales, ampliar los límites de lo posible en nuestras mentes y construir una nueva economía en la que las oportunidades económicas ofrezcan bienestar a las mujeres y a sus familias, y no vayan en detrimento de la vida. La política pública se enfoca en la creación de oportunidades económicas para las mujeres, pero no tiene en cuenta que el 40 % de los hogares son monoparentales. Imaginemos qué ocurriría si la política pública apoyara la creación de empleos en función de las necesidades reales de las mujeres y sus familias.

— María Emilia Correa, directora de Sistema B

Crédito: C Communications Teresa Comparini, fundadora de Terrium y Biosnack

El IDRC apoya investigaciones sobre modelos de negocio inclusivos, que persiguen objetivos sociales y ambientales además de metas económicas.

En colaboración con Sistema B, el IDRC también ayuda a Academia B a desarrollar una agenda de investigación sobre el potencial de estas empresas de favorecer el liderazgo empresarial de las mujeres y generar oportunidades de crecimiento económico para mujeres y jóvenes marginados.

Las B Corps de distintas partes del mundo están demostrando que este nuevo modelo de negocio es viable en la economía moderna. La definición de éxito se extiende para incluir la capacidad de satisfacer las necesidades de las personas, darles una mejor calidad de vida y ofrecerles un trabajo decente.

La diferencia radica en que el modelo de negocio se organiza en torno a la noción de contribución al bienestar social como un objetivo principal, más allá del rendimiento financiero. Algunas B Corps como Crepes & Waffles, la mayor cadena de restaurantes de Colombia, ofrecen oportunidades a las madres solteras; Maravil ofrece trabajo e ingresos a mujeres que no pueden salir de sus hogares, y Paloma & Angostura ofrece empleos a antiguas combatientes de la guerrilla en Colombia.

El modelo de B Corps muestra que las corporaciones pueden hacer el bien y, a la vez, obtener buenos resultados financieros. O bien, como dirían los miembros de este “movimiento”, se trata de corporaciones que “generan vida”. Actualmente, existe una comunidad de más de 1600 B Corps certificadas, en 42 países, y más de 120 industrias que están trabajando juntas para crear un nuevo sistema de empresariado socialmente consciente.

 

Region

Country Profile

Los beneficiarios de nuestras subvenciones en Chile han contribuido a que los responsables de formular políticas tengan una mayor comprensión de la economía, los mercados laborales, los servicios sociales y sectores clave como la forestación, la pesca y la minería.

Durante los años 1970 y 1980, el apoyo del IDRC permitió a muchos investigadores trabajar en el país pese a la supresión por la dictadura militar de la investigación en ciencias sociales. Expulsados de las universidades e instituciones públicas, varios investigadores fundaron centros de investigación privados cuyo trabajo apoyamos. Posteriormente, el trabajo de estas instituciones, así como la participación directa de muchos de sus investigadores en el liderazgo político de Chile, contribuyeron a restablecer las instituciones democráticas.

Desarrollo rural

A fines de los años 1970, financiamos el primer programa regional de investigación en desarrollo rural que, 20 años después, se convirtió en el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (conocido como RIMISP). Con sede en Chile, RIMISP estudia éxitos y fracasos del desarrollo rural en América Latina. 

Una subvención de cinco años permitió identificar los factores principales que facilitan que una región prospere, que la pobreza disminuya y que se reduzca la brecha entre ricos y pobres. La investigación en 19 regiones de 10 países ayudó a mejorar políticas de desarrollo rural tales como el nuevo programa de reducción de la pobreza del gobierno de México en 2014 y una ley de 2013 sobre la tierra y el desarrollo rural en Colombia.

Solidez industrial

Entre 1980 y 1995, apoyamos la investigación sobre políticas públicas para la innovación tecnológica. Los investigadores sentaron las bases para que las universidades analizaran las tendencias del mercado laboral y adecuaran la enseñanza a los requerimientos de la industria.

Además, estudiaron el uso residencial de la energía, la necesidad de hacer un uso más eficiente de la leña y los generadores hidroeléctricos de pequeña y mediana escala sirvieron de referencia para las políticas energéticas de Chile.

Investigación médica

Se han establecido nuevas colaboraciones entre investigadores de Chile, Canadá e Israel, apoyados por el Programa Conjunto Canadá-Israel de Investigación en Salud – una alianza con la Fundación Azrieli, los Institutos Canadienses de Investigación en Salud y la Fundación Israelí para la Ciencia – que buscan llevar adelante investigaciones médicas de vanguardia. Uno de los equipos analiza cómo los antibióticos, mediante la alteración de las bacterias intestinales, pueden afectar las funciones cerebrales en los niños. Otro equipo busca entender los mecanismos moleculares que pueden tener impacto en las conexiones cerebrales e impedir el normal desarrollo del cerebro. 

Total IDRC Support

Desde 1975, el IDRC ha financiado 287 actividades por un monto de CAD 39,5 millones.

Investigadores que estudian el agua en Chile.
BANCO MUNDIAL / M.Mantel

El apoyo del IDRC ayuda a:

  • promover la participación de las mujeres en la vida cívica;
  • asegurar que las mujeres y los jóvenes se beneficien del crecimiento económico;
  • comprobar la eficacia de las normas dirigidas a mejorar la nutrición;
  • comprender la relación entre los antibióticos y la salud mental;
  • mejorar el bienestar de las personas que viven en territorios rurales y urbanos.

Proyectos

Explore los proyectos de investigación que apoyamos en esta región.

Photo: Maria Fleischmann / World Bank