Pasar al contenido principal

Es una mañana brillante en el mercado de Kyaliwajjala en las afueras de la capital de Uganda, Kampala. Dorothy Nakimbugwe, co-investigadora principal del proyecto 'NutriFish', está presentando a los vendedores de quioscos de comida una nueva salsa hecha con un pescadito pelágico llamado 'Mukene', o pez plateado.

Uganda tiene tres especies principales de peces pelágicos pequeños: Ratrineobola argentea (Mukene), Brycinus nurse (Ragoogi) y Engraulicypris bredoi (Muziri). Todos contienen micronutrientes importantes, incluyendo el hierro, zinc y calcio, y vitaminas como la A y la D que son esenciales para la salud humana. Nakimbugwe está promocionando la nueva salsa en polvo a base de pescado plateado realizada por su equipo como acompañamiento del chapati (un pan plano hecho de trigo). Ella proporciona instrucciones sobre cómo cocinar la salsa y, en cuestión de minutos, la multitud se apresura a probar por primera vez esta receta única. “¡No huele a pescado y sabe bien! ”, grita un participante de la multitud. “La salsa enriquecida con pescado se cocina en 10 minutos. Esto es muy importante porque en el este de África consumimos muchos frijoles, hasta 60 kg por persona per cápita, pero tardan mucho en cocinarse, lo que requiere mucho tiempo y combustible. Así que, esta salsa es muy importante porque además de ser nutritiva, también es conveniente y sabrosa”, dijo entusiasmada Nakimbugwe.

Un vendedor de chapati en el Mercado de Kyaliwajjala distribuye la salsa de Mukene a la multitud de participantes
Pius Sawa
Un vendedor de chapati en el Mercado de Kyaliwajjala distribuye la salsa de Mukene a la multitud de participantes

Aprovechando el pescado al máximo

En el 2019, el proyecto NutriFish comenzó con el financiamiento del IDRC y el Centro Australiano para la Investigación Agrícola Internacional, a través de su programa conjunto, Cultivate Africa's Future Fund (CultiAF). La asociación involucra al Departamento de Zoología, Entomología y Ciencias Pesqueras de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Makerere en Kampala, el Instituto Nacional de Investigación de Recursos Pesqueros de Uganda, Nutreal Uganda Limited y la Universidad McGill en Canadá. El objetivo fue descubrir formas de reducir las pérdidas posteriores a la pesca de Mukene, así como aumentar la calidad, la seguridad y la accesibilidad del producto. Otro objetivo clave fue mejorar la distribución de este pequeño pescado pelágico nutricionalmente importante a los grupos vulnerables que no pueden pagar el costoso pescado comercial, pero que tienen una necesidad crítica de dietas nutritivas de alta calidad.

Más de 300 vendedores de alimentos al borde de la carretera y 60 propietarios de tiendas de varios mercados concurridos vecinos de Kampala han sido introducidos a los productos a base de pescado. “Tenemos una harina de maíz enriquecida con pescado y grano de amaranto que se puede usar como papilla de avena o para preparar comidas como el posho o ugali”, explicó Nakimbugwe. Un condimento enriquecido con pescado plateado, que no contiene conservantes, ya ha sido certificado por la Oficina Nacional de Normas de Uganda. “También tenemos una papilla para bebés que contiene mijo, un poco de maíz y amaranto, y pescado”, agregó. “La papilla para bebés se prepara en menos de un minuto, usando agua tibia”. Está empaquetada en sobres de 50g para mayor higiene y asequibilidad, con un costo de un sobre de 1000 chelines ugandeses (aproximadamente 35 centavos de dólar canadiense). El equipo también ha desarrollado un refrigerio 'baghia' (palitos crujientes en forma de espagueti, hechos de harina de gramo y trigo) que está enriquecido con pescado.

El pequeño y nutritivo pescado se ha procesado en productos que incluyen harina, condimentos y un refrigerio en forma de espagueti.
Pius Sawa
El pequeño y nutritivo pescado se ha procesado en productos que incluyen harina, condimentos y un refrigerio en forma de espagueti.

Divulgando el mensaje

Se llevó a cabo una campaña de radio para promover el valor agregado y el consumo de pescado pequeño en cuatro estaciones de radio para transmitir 29 'mensajes publicitarios' de radio (anuncios cortos en lugar de largometrajes) desde septiembre de 2021 hasta marzo de 2022. Los mensajes, transmitidos en los idiomas locales, llegaron a una población de más de 12 millones de personas en las comunidades alrededor del lago Albert, el lago Nabugabo y el lago Victoria.

Emily Arayo, oficial de comunicaciones de desarrollo de la Organización Nacional de Investigación Agrícola, dijo que muchas personas ahora han comenzado a comer los pescados pequeños después de la campaña de radio. “Cuando las personas comenzaron a sufrir escasez de alimentos debido a los cierres por el COVID-19, se dieron cuenta de que el pescado es esencial para desarrollar la inmunidad y que hay pescados pequeños disponibles”, explicó.

Anthony Otunga, oficial superior de pesca del gobierno local del distrito de Amolatar e investigador principal de NutriFish, visitó las estaciones de radio asociadas del proyecto y las reuniones comunitarias para difundir los mensajes del proyecto a los actores de la cadena de valor del pescado. “Nos hemos embarcado en iniciativas para organizar en grupos a los productores de peces plateados para que puedan recibir apoyo para mejorar la calidad. Ya se han establecido dos grupos empresariales en las aldeas pesqueras de Bangaladesh y Kayogo, con más de 70 barcos que se han unido con una producción mensual promedio de 3,7 toneladas”, dijo Otunga. Explicó que la pesca en grupo ha ayudado a garantizar que se mantenga el estándar de calidad requerido y que el suministro sea constante.

Los representantes capacitados de NutriFish también están obteniendo resultados positivos en la promoción del consumo de peces pelágicos pequeños. Mary Betty Tembe del sitio de desembarque del pescado en Ntoroko, propietaria de su propio bote y vendedora de su captura a los comerciantes de pescado, comenzó a vender pescado pequeño frito a sus clientes. “Ahora vendo Mukene frito a mis clientes casi todos los días. Gano entre 10.000 y 20.000 chelines [USD 3-6] solo con el Mukene frito”, dijo. En total, Tembe gana entre 20.000 y 40.000 chelines ugandeses (USD 6-12) al día con sus diversas actividades de comercio de pescado.

Pescado para el futuro

Para el futuro, el proyecto planea involucrar escuelas, hospitales y campos de refugiados para mejorar la comprensión y el consumo de peces pequeños y subproductos de la perca del Nilo como fuentes alternativas y baratas de proteínas y micronutrientes.

El proyecto también quiere centrarse en las opciones de comercio electrónico para los actores de la cadena de valor de peces pequeños, para ayudar a superar los desafíos relacionados con pandemias imprevistas, tal como la de COVID-19. Jackson Efitre, co-investigador principal de NutriFish, dijo que la pandemia actual en realidad ayudó a abrir las mentes de los investigadores del proyecto cuando los productos de pescado no llegaban a los consumidores. “Me complace informar que uno de los miembros del equipo de NutriFish recibió una subvención independiente para desarrollar una plataforma de comercialización electrónica de pescado para abordar el desafío del comercio electrónico, y muy pronto se lanzará la plataforma”, dijo Efitre.