Pasar al contenido principal

Country Profile

Kenia ha sido durante mucho tiempo el centro económico de África oriental, pero a pesar de los importantes avances económicos logrados en el último decenio, la pobreza y la desigualdad persisten.

Nuestro apoyo a largo plazo a la investigación en el país se ha centrado en áreas como el desarrollo rural, la agricultura, la salud, la educación y la adaptación al cambio climático.

También hemos dado prioridad a la investigación económica para fortalecer el debate económico y promover la toma de decisiones basada en evidencias. Por ejemplo, el IDRC ayudó a lanzar el Consorcio Africano de Investigación Económica, con sede en Nairobi. El Consorcio, que ahora es una organización pública independiente, está abordando la escasez de investigadores económicos orientados a la formulación de políticas en África subsahariana. Cientos de personas se han graduado de los programas de maestría y doctorado del Consorcio, y ahora forman un cuadro de economistas influyentes que contribuyen a sus economías nacionales desde dentro de los gobiernos de la región, el sector privado y las universidades.

Solución digital para la paz

Los investigadores descubrieron que un conflicto mortal en 2012 entre agricultores y pastores nómadas en Kenia fue alimentado en gran medida por rumores. Para evitar que se repita, el Proyecto Centinela de Canadá y la incubadora de tecnología iHub de Nairobi lanzaron "Una Hakika", una aplicación móvil que permite a las comunidades informar, rastrear y verificar rumores. La solicitud ha llegado a aproximadamente 45,000 beneficiarios en el delta del Tana y se está ampliando en el condado de Lamu y Nairobi para llegar a aproximadamente 1 millón de personas.

Políticas de salud basadas en evidencias

La investigación sobre el impacto de las tecnologías de la información y las comunicaciones está fortaleciendo el sistema de salud de Kenia. Gracias a nuestro financiamiento, el Instituto de Investigación Médica de Kenia ha generado las pruebas necesarias para que el Ministerio de Salud revise la estrategia nacional de salud electrónica, desarrolle la primera política de salud electrónica de la historia y establezca normas y directrices sobre salud móvil. Estas intervenciones de salud están ahora mejor reguladas para proteger la información de los pacientes y mejorar su salud.

Total IDRC Support

604 actividades de investigación por un valor de 142.1 millones de dólares canadienses desde 1972

Científica de Kenia haciendo cálculos.
T.Omondi

Con el apoyo del IDRC se está ayudando a:

  • Mejorar el acceso a la justicia para 1,5 millones de personas en los asentamientos informales de Nairobi.
  • Abordar las desigualdades en materia de salud y examinar la viabilidad de la salud electrónica en Kenia.
  • Restaurar y ampliar la capacidad de Kenia para llevar a cabo investigaciones de alta calidad relacionadas con las políticas.
  • Mejorar las oportunidades económicas de las mujeres.
  • Preservar los medios de subsistencia de los agricultores con una vacuna contra la enfermedad pulmonar del ganado vacuno.
  • Fortalecer la capacidad de los agricultores para hacer frente a los impactos del cambio climático.

Call for Concept Notes: Climate Adaptation and Resilience (CLARE)

Cerrados
Convocatoria de
Expresión de interés
Fecha límite
Programas
Sistemas alimentarios resilientes al clima
Adaptación y resiliencia al clima
Duración
Up to 42 months
Temas
Desarrollo
Medio ambiente
Países
Sudáfrica
República Centroafricana
North Africa
Asia del Sur
Lejano Oriente asiático
Argelia
Angola
Bangladesh
Benín
Bután
Botswana
Burkina Faso
Burundi
Camboya
Camerún
Chad
República del Congo
Costa de Marfil
Djibouti, Yibuti
República Democrática del Congo
Egipto
Guinea Ecuatorial
Eritrea
Etiopía
Gabón
Gambia
Ghana
República Guinea
Guinea Bissau
India
Indonesia
Kenia
Laos
Lesotho
Liberia
Madagascar
Malawi
Malí
Mauritania
Marruecos
Mozambique
Myanmar
Namibia
Nepal
Niger
Nigeria
Pakistán
Papúa-Nueva Guinea
Filipinas
Ruanda
Senegal
Sierra Leona
Somalia
Sudán del Sur
Sri Lanka
Sudán
Tanzania
Tailandia
Togo
Túnez
Uganda
Perfil
Zambia
Zimbabwe
Financiado por
IDRC and the UK’s Foreign, Commonwealth and Development Office (FCDO)
Presupuesto
Smaller grants of up to CAD $1.5 million Larger grants between CAD $6–8 million
Contacto
CLAREcalls@idrc.ca
Tipo
Subvención
Estado
Cerrados
Alcance

IDRC and the United Kingdom’s Foreign, Commonwealth and Development Office are pleased to announce a call for concept notes under the Climate Adaptation and Resilience (CLARE) initiative.  

The newly released Intergovernmental Panel on Climate Change’s Sixth Assessment Report on Impacts, Adaptation and Vulnerability underscores how climate change is increasingly and disproportionately affecting the world’s most vulnerable. It emphasizes the urgent need for adaptation and the critical need for solutions that cut across sectors and systems and address social inequities to enable a more climate-resilient future for everyone.    

CLARE aims to respond to this challenge. It is an ambitious initiative supporting research to enable socially inclusive and sustainable action to build resilience to climate change and natural hazards across Africa and Asia-Pacific. Given the scale and urgency required, in addition to generating research, CLARE will place significant emphasis on putting  knowledge and evidence into use. CLARE will deliver strengthened agency in the Global South to do and use research for adaptation action, as well as actionable adaptation solutions to support the most vulnerable. 

This call for concept notes seeks to identify transdisciplinary teams motivated to conduct action-oriented research related to one or more of CLARE’s three research themes:  

  • Understanding climate risk: Research to improve our understanding of the risks associated with climate and natural hazards, by addressing gaps in the underpinning science.   

  • Risk-informed early action: Research to improve risk-informed anticipatory action to reduce humanitarian and extreme impacts of weather, climate variability and the compounding and cascading interaction of natural hazards.  

  • Developing in a changing climate: Research to inform development in a changing climate; action that builds resilience in the present climate and adapts to future climate.   

Criterios de admisibilidad

This funding opportunity is open to transdisciplinary research teams working in eligible countries in Africa and Asia-Pacific. Please consult the detailed call document for more specific eligibility requirements.

Más detalles

View the recording of the informational webinar on the CLARE call for concept notes.

For more information, please read the detailed call document for concept notes, and the related frequently asked questions

Read more about the CLARE initiative  

Smaller grants: https://idrc-crdi.smapply.io/prog/clare_smaller_grants  

Larger grants: https://idrc-crdi.smapply.io/prog/clare_larger_grants 

La Iniciativa de Investigación sobre Género en STEM: anuncio de proyectos

18 de Febrero de 2022
El IDRC se complace en anunciar los proyectos y equipos de investigación seleccionados para la Iniciativa de Investigación sobre Género en STEM (GIST, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es aumentar la contribución de la ciencia a la igualdad de género y promover a las mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).
Científicas en el trabajo y la integración del género en el análisis científico.

Se seleccionaron un total de seis proyectos luego de una convocatoria para propuestas de todo el mundo sobre "Promoviendo el análisis de género y el liderazgo de las mujeres en los campos STEM". La convocatoria dio como resultado casi 200 solicitudes, de las cuales un equipo de 10 revisores externos evaluó las propuestas preseleccionadas. Los proyectos adjudicados recibirán un financiamiento total de 7,3 millones de dólares canadienses durante los próximos tres años para realizar investigaciones en África, Asia y América Latina y el Caribe (ALC).

Los seis proyectos de GIST tienen tres objetivos principales:

  • identificar formas de aumentar la contribución de la ciencia a la igualdad de género
  • promover el liderazgo y la participación de las mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas
  • aumentar el análisis de género en la investigación STEM

Las actividades de investigación van desde el análisis de género en la ciencia del agua y el clima en el sur de Asia, hasta ensayar los esfuerzos institucionales para incorporar la perspectiva de género en STEM en África subsahariana y establecer una plataforma de datos abierta sobre la reducción de la brecha de género en STEM en ALC. A continuación se presenta más información sobre cada uno de los proyectos y equipos de investigación seleccionados. 

GIST se basa en el cuerpo de trabajo del IDRC para fortalecer las capacidades de las mujeres individuales en los campos de la ciencia en el Sur Global. También tiene como objetivo abordar la participación desigual de las científicas en STEM y el análisis limitado basado en el género en la investigación STEM. Como en muchos sectores, los campos STEM han visto una exacerbación de las desigualdades de género debido al COVID-19, con la pandemia causando interrupciones en la investigación y publicación para las mujeres a medida que estas asumen más trabajo de cuidados que sus contrapartes masculinas. GIST está financiando consorcios dirigidos por universidades en países de bajos y medianos ingresos para realizar investigaciones que conduzcan a soluciones tangibles, con el objetivo de transformar las instituciones y los sistemas para que promuevan a las mujeres en la ciencia e impulsen la enseñanza y la investigación en STEM de alta calidad que integre el análisis de género. 

Consulte la convocatoria de propuestas para la Iniciativa de investigación sobre Género en STEM

DESCRIPCIONES DE LOS PROYECTOS

Usando la inteligencia artificial y los datos contra la pandemia: nuevos proyectos en el Sur Global

27 de Noviembre de 2020
¿Puede la inteligencia artificial (IA) ayudar a predecir los brotes de COVID-19 y aliviar las restricciones de bloqueo? ¿Pueden las nuevas innovaciones mantener abiertos los campus y respaldar el rastreo de contactos? ¿Puede la IA apoyar a las víctimas de violencia de género relacionada con los bloqueos por el COVID-19? Estas son solo algunas de las preguntas que busca responder el Programa de Respuesta AI4COVID del Sur Global de CAD 12.65 millones.
Círculos pintados en el suelo junto a puestos de venta de alimentos para que la gente se adhiera a las normas de distanciamiento social durante el encierro coronavirus en Mumbai, Maharashtra, India.
Atul Loke/Panos Pictures

El Programa de Respuesta AI4COVID del Sur Global (originalmente conocido como el Programa COVID-19 de Inteligencia Artificial e Innovación de Datos del Sur Global) es cofinanciado por el IDRC y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Sida). Los nueve proyectos seleccionados se financiarán durante un período de 24 meses y cubrirán una amplia gama de temas en Asia, América Latina y África subsahariana.

Los proyectos movilizarán consorcios multidisciplinarios que utilizarán la inteligencia artificial y la ciencia de datos para combatir los impactos negativos del COVID-19 y fortalecer los sistemas de salud para mejorar la respuesta a la pandemia. En general, la iniciativa tiene como objetivo profundizar la comprensión de los gobiernos, de los profesionales de inteligencia artificial y del público sobre cómo desarrollar y escalar enfoques de ciencia de datos e inteligencia artificial responsables y basados en la evidencia, que respalden la respuesta y recuperación de COVID-19 en los países en desarrollo.

La iniciativa está particularmente interesada en asegurar que estos proyectos sean sensibles al género y culturalmente apropiados, específicos para la comunidad y basados en las necesidades y contextos locales. También tiene como objetivo informar las políticas que apoyan y generan confianza en las respuestas de la ciencia de datos y la inteligencia artificial a las epidemias y mitigan sus daños potenciales. Finalmente, tendrá como objetivo fortalecer la capacidad de los sistemas de salud en los países en desarrollo para responder a las epidemias utilizando técnicas de inteligencia artificial y ciencia de datos.

“Estos proyectos deben informar las políticas que apoyen y generen confianza en respuestas de datos e inteligencia artificial que sean responsables e inclusivas al COVID-19”, dice el presidente del IDRC, Jean Lebel. "También anticipamos que fortalecerán los sistemas de salud en los países en desarrollo y mejorarán la capacidad de responder a todo tipo de epidemias en el futuro, utilizando la inteligencia artificial y técnicas de ciencia de datos". 

La respuesta a la convocatoria de financiación de junio recibió 314 presentaciones, de las cuales 153 propuestas elegibles fueron evaluadas por un panel independiente de expertos. El panel preseleccionó 20 propuestas y el IDRC y Sida seleccionaron los nueve proyectos finales en función de los puntajes generales y la distribución temática y geográfica de los proyectos. Para asegurarse de que estos proyectos puedan, en última instancia, informar las políticas en todos los niveles y generar confianza en las respuestas de la ciencia de datos y la inteligencia artificial, también fueron seleccionados por su sensibilidad de género, sensibilidad cultural, enfoque comunitario y consideraciones locales.

"Ocho meses después de la pandemia mundial, COVID-19 sigue afectando vidas en todo el mundo", dice AnnaMaria Oltorp, jefa de la Unidad de Cooperación en Investigación de Sida. "Sida se complace en colaborar con el IDRC en esta importante oportunidad para que los investigadores de tecnología y datos en países de ingresos bajos y medianos ayuden a abordar los desafíos actuales con agilidad y estar al tanto de futuros brotes".

Resumen de los nueve proyectos:

Promoviendo la participación juvenil en África durante la pandemia de COVID-19

7 de Mayo de 2020

El distanciamiento físico y los bloqueos económicos para evitar la propagación de la pandemia de COVID-19 han alterado la vida cotidiana y la forma en que las personas interactúan en todo el mundo. También han volcado la investigación en ciencias sociales, justo cuando se necesitan datos y evidencia para comprender los efectos de las amplias respuestas políticas relacionadas con la pandemia.

Si bien los socios de investigación del IDRC no son inmunes a estos desafíos, todavía logran abogar por enfoques de políticas inclusivas y aumentar la conciencia sobre el virus entre los jóvenes.

Puntos destacados de la investigación

  • Los datos y la evidencia son más necesarios que nunca para comprender los impactos de las amplias respuestas políticas a COVID-19.

  • Los investigadores están ayudando a pronosticar y prevenir los impactos socioeconómicos negativos de la pandemia en los grupos vulnerables, especialmente entre los jóvenes.

  • Nuestros socios de investigación están abogando por evitar el uso de la fuerza, respetar los derechos humanos e involucrar a los jóvenes en el desarrollo de políticas durante la pandemia.

  • Los beneficiarios en África oriental y meridional están utilizando plataformas virtuales, redes sociales, radio y televisión para informar y movilizar a los jóvenes e interactuar con los responsables de la formulación de políticas.

Protegiendo los derechos durante la pandemia en Sudáfrica

El Centro para el Estudio de la Violencia y la Reconciliación está examinando la relación entre las oportunidades socioeconómicas para la juventud y la prevención de la violencia. Desde que Sudáfrica declaró un bloqueo nacional el 26 de marzo de 2020, el Centro ha estado trabajando estrechamente con el Ministerio de Gobernabilidad Cooperativa y Asuntos Tradicionales de Sudáfrica para defender los derechos socioeconómicos de las poblaciones vulnerables. Los investigadores se centran en las personas inscritas en los programas de empleo público de Sudáfrica.

El Centro también presionó al gobierno para que permitiera a los vendedores informales de verduras y a los propietarios de ‘spaza shops’ (tiendas de conveniencia informales) operar durante el cierre. Si tienen una licencia municipal, estas empresas pueden continuar proporcionando puntos de venta de alimentos locales a los pueblos pobres, siempre que ejerzan medidas de seguridad, tales como usar máscaras, lavarse las manos y distanciarse socialmente. Sin embargo, los investigadores destacan la situación de los propietarios de tiendas ‘spaza’ extranjeras, que no pueden obtener licencias municipales y no califican para recibir apoyo financiero bajo el esquema de protección social COVID-19.

La investigación de la Universidad del Cabo Occidental se centra en las pandillas, cómo los jóvenes sudafricanos desarrollan estas redes de violencia y cómo pueden ser resistentes a ellas. Como ya no pueden organizar sesiones de desarrollo de capacidades cara a cara con jóvenes afectados por la violencia de pandillas, los investigadores universitarios se han mudado al espacio virtual de compromiso político. Están abogando contra un enfoque militarizado para hacer cumplir el bloqueo. Trabajando en estrecha colaboración con el Departamento de Desarrollo Social de Sudáfrica, los investigadores promueven la movilización en lugar de la militarización durante la pandemia de COVID-19, ya que continúan alentando enfoques inclusivos y centrados en los jóvenes para enfrentar el desafío de la violencia de pandillas.

Promoviendo la participación de los jóvenes en lugar del uso de la fuerza

La Organización para la Investigación en Ciencias Sociales en África Oriental y Meridional, con sede en Etiopía, está llevando a cabo investigaciones en colaboración con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo, un organismo de cooperación regional que representa a ocho países de África Oriental. Además de la investigación sobre la participación de los jóvenes en la formulación de políticas para contrarrestar el extremismo violento, este beneficiario del IDRC está en contacto con el organismo regional para resaltar los riesgos de hacer cumplir el distanciamiento físico utilizando medidas de seguridad pública. El equipo de investigación también subraya la importancia de un enfoque colaborativo que involucre a los ciudadanos y a los jóvenes durante la pandemia mediante el Mecanismo de Respuesta y Alerta Temprana de Conflictos de la autoridad intergubernamental.

En Kenia, el Centro de Estudios para los Derechos Humanos y Políticas ha estado investigando cómo el Servicio Nacional de la Juventud impacta a los jóvenes en los asentamientos informales de Mathare y Kibera. Con la aparición de COVID-19, los investigadores continúan involucrando a los formuladores de políticas y agentes de seguridad sobre la naturaleza de la vigilancia en los asentamientos informales, los derechos humanos y las libertades personales.

Esfuerzos similares están en marcha en Uganda, donde el Fideicomiso de Apoyo para la Prevención del Genocidio y las Atrocidades ha estado examinando los factores que desalientan a los jóvenes a involucrarse en la violencia. La organización no gubernamental ahora está alentando a los formuladores de políticas a lograr un equilibrio entre la protección de la salud pública y la protección del bienestar socioeconómico de las personas. 

Investigadores de la Universidad de Dar es Salaam en Tanzania han sensibilizado a los funcionarios del gobierno en el Centro Nacional de Lucha contra el Terrorismo sobre los impactos del cierre de fronteras en África Oriental en varios grupos de personas. Las discusiones se centran en cómo manejar las migraciones transfronterizas ilegales e indocumentadas entre Kenia, Mozambique, Tanzania y Uganda, que ponen en riesgo a las personas y debilitan las medidas para luchar contra COVID-19. La Universidad ha estado estudiando posibles vínculos entre los mecanismos informales de seguridad de la comunidad y los sistemas de alerta temprana más formales y las medidas de prevención contra el extremismo violento en Tanzania y Kenia.

Crear conciencia entre los jóvenes sobre COVID-19

Dos organizaciones que promueven iniciativas y mecanismos para la juventud en el desarrollo y la implementación de políticas en Zimbabwe están recopilando y compilando información sobre COVID-19. El Fideicomiso para el Empoderamiento y la Transformación Juvenil y la Unidad de Investigación y Defensa buscan ser fuentes creíbles de información para la juventud sobre la pandemia. Compartir esta información proporciona a los jóvenes una imagen completa, minimiza la alarma, deriva la cultura emergente del miedo y aumenta la confianza de los ciudadanos en las intervenciones gubernamentales contra COVID-19.

Ambas organizaciones están involucradas con el grupo de trabajo nacional intersectorial COVID-19 para ayudar a garantizar que las estrategias de respuesta sean inclusivas, sensibles al género y respetuosas de los derechos humanos. La Unidad de Investigación y Defensa ha unido fuerzas con la Coalición de Mujeres de Zimbabwe para crear conciencia sobre el aumento de la violencia doméstica y los desafíos que enfrentan las mujeres embarazadas y las parteras en este momento.

El uso de las redes sociales, la radio y la televisión para llegar a todos

Estos investigadores apoyados por el IDRC no permiten que las medidas de distanciamiento físico les impidan relacionarse con los jóvenes o los responsables políticos. Utilizan plataformas de redes sociales tales como WhatsApp, Facebook y Twitter para comunicarse con los ciudadanos y brindar retroalimentación a los gobiernos sobre las medidas instituidas para abordar la pandemia. Al hacerlo, están mejorando la adhesión de las personas a las medidas de seguridad.

Reconociendo que no todos tienen acceso a Internet, algunas organizaciones financiadas por el IDRC han ayudado a informar acerca de la programación de radio y televisión. Por ejemplo, el Fideicomiso de Apoyo para la Prevención del Genocidio y las Atrocidades en Uganda trabajó con el Ministerio de Género para compartir los resultados de la investigación con las comunidades locales a través de anuncios de televisión nacionales sobre el papel de la familia en la promoción de la cohesión social durante la pandemia. La Organización para la Investigación en Ciencias Sociales en África Oriental y Meridional ha estado trabajando estrechamente con estaciones de radio comunitarias tales como Ghetto Radio y Radio Maisha en Kenia para garantizar que los mensajes acerca de COVID-19 lleguen a los jóvenes en lenguaje vernáculo.

El trabajo de estos investigadores está demostrando cómo los científicos sociales son colaboradores esenciales y socios de resolución de problemas para el gobierno. Piden inclusión, sensibilidad de género y responsabilidad, incluso al tiempo que los estados establecen rápidamente medidas de contención sin precedentes para mantener a las poblaciones seguras.

Este artículo se basa en las discusiones de una indaba virtual (discusión temática informal) organizada por la oficina regional del IDRC en Nairobi el 8 de abril de 2020.

In this book, contributors from a range of disciplines and locations investigate the impact of increased digital connectivity on the people and places at the world’s economic margins.

Editor(s)
Mark Graham
Publisher(s)
MIT Press, IDRC
e-ISBN
9781552506004

La función de los jóvenes en la promoción de la paz y la seguridad

23 de Septiembre de 2019

En el Triángulo Norte de Centroamérica —una región que, plagada por la violencia de las pandillas, es considerada una de las más violentas del mundo—, Glasswing International está enfrentando los complejos factores vinculados con la juventud, la violencia y la pobreza. La organización ofrece a 1200 jóvenes de El Salvador y Honduras formación profesional práctica y asistencia social, al mismo tiempo que renueva la función de la juventud como fuerza positiva para el cambio.

Puntos destacados de la investigación

  • Una organización de América Central promueve la paz y la seguridad mediante empresas sociales en áreas afectadas por la violencia de las pandillas.

  • El tratamiento de la seguridad de las comunidades en Kenia y Tanzania incorpora a los jóvenes en la consolidación de la paz y aborda los crecientes niveles de violencia en ambos países.

  • Las investigaciones en Malí y Níger recopilan evidencia sobre los factores que llevan a los jóvenes a participar y dejar de participar en conflictos y en grupos extremistas violentos.

El alcance del problema de las pandillas en esta región ha dado lugar a la estigmatización de los jóvenes, en especial de aquellos que viven en zonas urbanas. Los empleadores tienden a no contratar a jóvenes de vecindarios vinculados con las pandillas, por lo que les resulta difícil ganar experiencia laboral y desarrollar capacidades adecuadas. Aunque la falta de oportunidades y la marginalización pueden empujar a los jóvenes a unirse a pandillas, formar parte de ellas también les ofrece protección contra la violencia callejera, un sentido de pertenencia y una forma de estatus social.

La respuesta de Glasswing consiste en ofrecer un camino hacia la formación de capacidades y un sentido de comunidad. La organización identifica problemas urbanos que pueden transformarse en oportunidades de negocios para empresas sociales lideradas por jóvenes (en muchos casos, mujeres). En un entorno grupal de contención, los jóvenes participantes desarrollan capacidades para el mercado laboral y para resolver problemas en sus comunidades. Además, una vez completado el programa, reciben apoyo para la transición hacia el trabajo o los estudios superiores.

En colaboración con la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social y el Banco Interamericano de Desarrollo, una subvención otorgada por el IDRC asiste a Glasswing para que, a partir de esta experiencia, produzca pruebas que influyan sobre las políticas que afectan a los jóvenes de la región.

The Missing Peace: un llamado a la inclusión

El de Glasswing es uno de los varios proyectos exitosos que ha financiado el IDRC y que contribuyen a abordar la brecha en el análisis basado en pruebas sobre el papel que los jóvenes desempeñan a la hora de forjar sociedades seguras, estables y pacíficas.

En todo el mundo, viven 1800 millones de jóvenes de entre 10 y 24 años. Este grupo etario representa un cuarto de la población mundial, y se espera que la cifra alcance los 2500 millones antes de 2025.

Aunque se suele percibir a los jóvenes como causantes de disturbios, un creciente conjunto de pruebas deja en claro que su participación es fundamental si se quiere construir comunidades seguras e inclusivas. Un estudio reciente encargado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas explora el papel que desempeñan los jóvenes para establecer y sostener la paz en comunidades y regiones de todo el mundo. El informe resultante, The Missing Peace: Independent Progress Study on Youth, Peace and Security, se basa en extensas consultas a jóvenes, que incluyen más de 260 grupos de enfoque, encuestas a organizaciones de consolidación de la paz dirigidas por jóvenes e interacción directa con más de 4200 personas de esta franja etaria.

“Hasta que resolvamos el problema de la exclusión de los jóvenes, nunca podremos prevenir el extremismo juvenil. Por eso, nuestra prioridad ha sido comprender a qué se refieren los jóvenes cuando hablan de participación e inclusión significativas”, afirmó su autor principal, Graeme Simpson, en el lanzamiento del informe que tuvo lugar en Ottawa en abril de 2019.

Los jóvenes dejaron en claro que, en definitiva, todos los problemas los afectan y que querían tener participación en reformas como las que conciernen a los sistemas educativo y judicial. El estudio también concluyó que los jóvenes necesitan espacios seguros y protegidos para perseguir la innovación y la creatividad que fomentan la consolidación de la paz. Cuando las instituciones sociales no ofrecen esos espacios, los jóvenes suelen volcarse a crear estos lugares ellos mismos.

La participación de los jóvenes para forjar sociedades resilientes e inclusivas

El IDRC financia unos 40 proyectos vinculados con los jóvenes, que buscan soluciones basadas en las realidades de los contextos locales haciendo hincapié en la seguridad y la justicia. Uno de ellos aborda el aumento de la violencia en Kenia y en Tanzania al analizar de qué manera los jóvenes pueden participar en la consolidación de la paz en sus comunidades. Kenia ha importado el modelo de seguridad comunitaria Nyumba Kumi de Tanzania, donde ha resultado muy eficaz. En este modelo, se forman grupos de unos diez hogares que trabajan juntos y en coordinación con las fuerzas de seguridad para abordar incidentes delictivos y violentos en su zona. En la actualidad, existen más de 200 000 de estos grupos en toda Kenia.

Media
IDRC / GREG TECKLES

Los investigadores respaldados por el IDRC compartieron reflexiones sobre los espacios que usan los jóvenes para participar en la prevención de conflictos y el desarrollo a largo plazo en sus comunidades. En sentido horario: Celina de Sola, cofundadora, Glasswing (El Salvador); Jeanine Abatan, investigadora, Instituto de Estudios de Seguridad (Senegal); Martha Mutisi, oficial sénior de programa, IDRC (Nairobi); Malose Langa, investigador sénior asociado, Centro para el Estudio de la Violencia y la Reconciliación (Sudáfrica); William John Walwa, catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Dar es Salaam (Tanzania).

Con el apoyo del IDRC, los investigadores de la Universidad de Dar es Salaam analizan de qué manera Nyumba Kumi puede promover la interacción y la participación entre los jóvenes, las comunidades, los encargados de formular políticas y las fuerzas de seguridad. El proyecto también apunta a modificar actitudes para que los jóvenes sean percibidos como aliados a la hora de prevenir el extremismo violento y mejorar la seguridad de las comunidades.

Investigaciones llevadas a cabo por el Centro para el Estudio de la Violencia y la Reconciliación, en Sudáfrica, demuestran cómo los programas de empleo del sector público liderados por la comunidad pueden abordar con éxito las causas tanto inmediatas como de raíz de la violencia urbana. Con el apoyo del IDRC, el análisis del Programa de Trabajo Comunitario de Sudáfrica que llevó a cabo esta organización revela una vía para construir resiliencia contra situaciones violentas en la comunidad.

Comprender las estrategias de los jóvenes para sobrevivir

Las investigaciones financiadas por el IDRC en Mali y en Níger buscan esclarecer los factores que llevan a los jóvenes a unirse a grupos extremistas. Estos países enfrentan una amenaza persistente de violencia extremista, y la participación de mujeres jóvenes en estos grupos es cada vez más común. Si se comprende cómo y por qué los jóvenes se involucran en estos grupos o los abandonan, es posible responder a la amenaza con políticas eficaces.

Tras numerosos debates con jóvenes, Jeannine Ella Abatan, investigadora del Instituto de Estudios de Seguridad, descubrió que los jóvenes deciden participar en grupos extremistas o evitarlos en función de varios motivos personales, sociales, religiosos y económicos. Por ejemplo, Jeannine cuenta la historia de un joven que resistió varios intentos de ser reclutado porque su familia le había advertido acerca de estos grupos y porque las opiniones de los extremistas no reflejaban lo que había aprendido en el Corán.

Las autoridades suelen ser reacias a vincularse con quienes están involucrados con el extremismo violento, pero sin interacciones directas resulta difícil comprender las circunstancias que empujaron a los jóvenes a elegir ese camino. En el marco del proyecto, se han llevado a cabo más de 70 entrevistas con personas que participan en la violencia extremista y más de 80 con otras personas que decidieron no involucrarse.

Estos proyectos les dan voz a las nuevas generaciones, ya que les permiten participar en diversas cuestiones sociales. Además, aportan pruebas necesarias para impulsar estrategias y políticas en favor de la paz y la seguridad para hacer frente a la violencia y al conflicto. En última instancia, la paz mundial y el desarrollo sostenible solo se pueden alcanzar si se priorizan las opiniones, la acción y el liderazgo de los jóvenes, y si los consideramos actores resilientes del cambio en lugar de riesgos.

Vea el lanzamiento en Ottawa de The Missing Peace: Independent Progress Study on Youth, Peace and Security.

Vea una mesa redonda de investigadores financiados por el IDRC donde discuten la función de los jóvenes en la consolidación de la paz, la lucha contra la violencia extremista y el desarrollo sostenible.

Kenia ha sido durante mucho tiempo el centro económico de África oriental, pero a pesar de los importantes avances económicos logrados en el último decenio, la pobreza y la desigualdad persisten.

Nuestro apoyo a largo plazo a la investigación en el país se ha centrado en áreas como el desarrollo rural, la agricultura, la salud, la educación y la adaptación al cambio climático.

También hemos dado prioridad a la investigación económica para fortalecer el debate económico y promover la toma de decisiones basada en evidencias. Por ejemplo, el IDRC ayudó a lanzar el Consorcio Africano de Investigación Económica, con sede en Nairobi. El Consorcio, que ahora es una organización pública independiente, está abordando la escasez de investigadores económicos orientados a la formulación de políticas en África subsahariana. Cientos de personas se han graduado de los programas de maestría y doctorado del Consorcio, y ahora forman un cuadro de economistas influyentes que contribuyen a sus economías nacionales desde dentro de los gobiernos de la región, el sector privado y las universidades.

Solución digital para la paz

Los investigadores descubrieron que un conflicto mortal en 2012 entre agricultores y pastores nómadas en Kenia fue alimentado en gran medida por rumores. Para evitar que se repita, el Proyecto Centinela de Canadá y la incubadora de tecnología iHub de Nairobi lanzaron "Una Hakika", una aplicación móvil que permite a las comunidades informar, rastrear y verificar rumores. La solicitud ha llegado a aproximadamente 45,000 beneficiarios en el delta del Tana y se está ampliando en el condado de Lamu y Nairobi para llegar a aproximadamente 1 millón de personas.

Políticas de salud basadas en evidencias

La investigación sobre el impacto de las tecnologías de la información y las comunicaciones está fortaleciendo el sistema de salud de Kenia. Gracias a nuestro financiamiento, el Instituto de Investigación Médica de Kenia ha generado las pruebas necesarias para que el Ministerio de Salud revise la estrategia nacional de salud electrónica, desarrolle la primera política de salud electrónica de la historia y establezca normas y directrices sobre salud móvil. Estas intervenciones de salud están ahora mejor reguladas para proteger la información de los pacientes y mejorar su salud.

Total IDRC Support

604 actividades de investigación por un valor de 142.1 millones de dólares canadienses desde 1972

Científica de Kenia haciendo cálculos.
T.Omondi

Con el apoyo del IDRC se está ayudando a:

  • Mejorar el acceso a la justicia para 1,5 millones de personas en los asentamientos informales de Nairobi.
  • Abordar las desigualdades en materia de salud y examinar la viabilidad de la salud electrónica en Kenia.
  • Restaurar y ampliar la capacidad de Kenia para llevar a cabo investigaciones de alta calidad relacionadas con las políticas.
  • Mejorar las oportunidades económicas de las mujeres.
  • Preservar los medios de subsistencia de los agricultores con una vacuna contra la enfermedad pulmonar del ganado vacuno.
  • Fortalecer la capacidad de los agricultores para hacer frente a los impactos del cambio climático.
Suscribirse a Kenia